viernes, 7 de septiembre de 2007

Rhythm Tengoku

Musical, simpático, en japonés, para una consola portátil que además está al borde de la extinción, se juega con un solo botón, monos, pingüinos y samurais. ¡Joder! ¿¡Por qué nadie me avisa de que aun no habíamos escrito sobre este juego!? Con todos ustedes Rhythm Tengoku de Game Boy Advance, de todos los juegos musicales que pueblan el submundo que hay debajo de mi cama, con diferencia el más charro.



...

...

Perdonad... Estaba revisando vídeos en YouTube y he tenido un pequeño desmayo...

¿De verdad me he pasado este juego? ¿Qué clase de monstruo soy? Aunque ahora que lo pienso, con este juego me ha ocurrido algo que no he sufrido con otros de su calaña: he sentido vergüenza explicando a la gente que me preguntaba de qué trataba. Bueno, para eso están los weblogs, para expresar cosas vergonzosas sin dar la cara.





Rhythm Tengoku es un juego musical, es decir, de esos que consisten en apretar botones justo en el momento adecuado según la canción que suena, ya sea por su ritmo, asociado a algún instrumento o incluso cantando. No es momento ni lugar de explicar el génesis del género musical en los videojuegos, pero si alguien me invita a una cerveza estaré encantado de informarle. Bajita y morena a ser posible.

¿De qué trata este engendro? En la pantalla aparecen diferentes situaciones o minijuegos, SIN NINGUNA EXPLICACIÓN, sólo sabemos que normalmente usaremos los controles de forma muy simple y AL RITMO DE LA MÚSICA. Miento, los juegos traen una pequeña explicación al principio, pero vienen en ese idioma que ya sabéis, aunque se intuye algo. Por ejemplo:
  • Cortar espíritus con una espada al ritmo de la música.
  • Hacer palmas con un mono al ritmo de la música.
  • Tirar pelotas al aire para que unos pingüinos las cojan. Al ritmo de la música.
  • Parar pedradas que le tiran a nuestra novia usando un palo. AL RITMO DE LA MÚSICA.
Y para colmo luego te hacen un remix de pruebas, en las que a veces te cambian la pinta de los jueguecillos para que te desconcierten. Además trae una especie de cursillo de tocar la batería, bastante difícil, ya que cada parte de ésta va asociada un botón, ocasionando fisuras en las falanges.




En resumen, me quejo mucho pero este juego es increíble. Si existiera yo le daba un Charro Quality Signal + 1, pero no lo hay, así que Charro Quality Signal. Es divertido, raro y salen pingüinos saltarines. Provoca vergüenza ajena verlo, pero satisfacción hacer Perfect en todas las fases. Compradlo por Dios y descubriréis que en toda la zona de marcha no hay nadie que sepa seguir el ritmo: sólo tu dedo.

Y un ejercicio para terminar: ¿Cuántas diéresis aparecen en este artículo?

Pues no. Salen seis. Nuestro récord. ¡Zarigüeya!

EDICIÓN DE ÚLTIMA HORA: Acaba de salir en Japón la recreativa de este juego. ¡El poder charro funciona!


2 comentarios:

Roman(seppuku) dijo...

Dios mio, pero esto q es?? esos graficos... parece el videoclip de "Move your feet" de Junior & Senior, esto deja por el polvillo al Tatakae Ouendan. Si señor lo charro en su maxima expresion

Flint dijo...

Guachuguo, cualquiera que te alla visto jugando a juegos tipo "golpear botones al ritmo de la musica" sabe que te encantan, porque no me diga que ese juego de ds de los animadores que habia que golpear la pantalla tactil al ritmo de la musica no te gustaba jaja. vaya pasa de reir me pege viendote jugar.magnifico.